una boda perfecta - No necesitas una wedding planner para tu boda

No necesitas una wedding planner para tu boda

¿Te casas? Enhorabuena. Ha llegado el momento de ponerte manos a la obra y empezar a organizar y planificar todo. Pero, ¿por dónde empezar? Si no tienes muy claro si vas a contar con una wedding planner para organizar o coordinar tu boda quiero darte algunos consejos para que tengas claro si, en tu caso, no necesitas una wedding planner. 

Cuando imaginas tu boda siempre te has visualizado estresada hasta el último minuto, llegando cansada a la boda, teniendo que poner tú misma toda la deco, dejándole el marrón a tus amigas de repartir los detallitos, sufriendo por pasarte del presupuesto o estando todo el día pendiente del reloj… si esto coincide con lo que siempre habías soñado para tu boda, entonces no necesitas una wedding planner. Mi consejo: ¡no llames a ninguna!

Por cierto, si no tienes ganas de leer los consejos que he preparado para ti, puedes ver este video de menos de 7 minutos donde yo mismo te lo cuento todo.

 

 

Estrés antes de la boda

No necesitas una wedding planner si te encanta el estrés.

Te va la marcha, te encanta organizarlo y controlarlo todo, con la tensión y el agotamiento que esto implica. Perfecto. Si este es tu caso, es totalmente desaconsejable contar con un profesional que te ayude, se encargue de hacer por ti una selección de proveedores que encajen en tu estilo y tu presupuesto, te acompañe a las visitas técnicas y controle el timing el propio día de la boda.

Ya sabes que las bodas ahora no son como antiguamente, que con tener fecha en la iglesia o el notario, un fotógrafo y un restaurante era suficiente. Ahora se han convertido en un día lleno de experiencias y sorpresas para mimar todo lo posible a tus invitados. Así que… ¡arriba el estrés!

 

instantaneas de boda

 

Agotada en el día de mi boda

No necesitas una wedding planner si quieres estar agotada el día de la boda.

Tienes mil ideas y llevas meses haciendo parte de la deco DIY. En tu cabeza sabes perfectamente donde va cada detalle de la decoración y te vas a encargar tú misma el día de la boda. Tu casa lleva meses llena de cajas con los tarritos de cristal que has tuneado para el candy bar, las alpargatas para las invitadas, los cubretacones, las cestitas con cucuruchos para el arroz… y restos de materiales para cada manualidad. Trastos por todas partes, qué maravilla.

Pero no hay ningún problema. A ti lo que te pide el cuerpo es llegar exhausta a tu propia boda. Entonces, en este caso tampoco necesitas a una organizadora de bodas.

 

Llevar mal los gastos de mi boda

No necesitas una wedding planner si te gusta sufrir por el presupuesto.

El dinero que vas a necesitar para pagar toda la boda es algo que te quita el sueño. Justo lo que tú querías. Tienes límites a la hora de gastar en los proveedores de tu boda pero te cuesta ajustarte a él. Si necesitaras que alguien se encargara de velar por tu bolsillo, aconsejándote en la elección de cada proveedor y controlando cuánto se va a destinar a cada partida (catering, música, flores…), una wedding planner estaría genial. Pero no es tu caso.
Prefieres estar preocupada y no saber si en algún momento estás pagando de más por un producto o servicio. Te gustan las aventuras y la incertidumbre, claro que sí.

 

Wedding Planner contratar

No a las ideas para la boda perfecta

No necesitas una wedding planner si no precisas consejos ni ideas para tu boda.

La creatividad e imaginación son tus mayores habilidades, algo innato en ti. Aunque nunca hayas diseñado ni decorado una boda sabes perfectamente qué debes hacer. Adelante. Una wedding designer se encarga de diseñar una ambientación que case de maravilla con vuestros gustos, presupuesto y deseos, pero a ti no te hace falta. En esto vas sobrada.

No dependes de que nadie te ayude ni te guíe. Es una suerte.

 

protocolo boda perfecta

Cómo no decorar tu boda

No necesitas una wedding planner si te da igual la temática y la decoración de tu boda

Si eso de crear temáticas y que todos los elementos de la boda tengan coherencia entre sí, creando un estilo que además cuente vuestra historia y refleje vuestra personalidad, no es lo tuyo, tranquila. Tampoco necesitas unas wedding planner.

Crear una ambientación apropiada al concepto que quieres transmitir y a lo que quieres hacer sentir a tus invitados tampoco es tan importante. La decoración de tu boda no es importante para ti, está claro.

 

bodas bonitas

Lista de los preparativos de tu boda

No necesitas una wedding planner si quieres pasarle el marrón a tus amigas

Quien tiene una amiga tiene un tesoro, y si además tienes varias… haz las cuentas. Es el momento de pedirles que se encarguen de 1728 tareas. Así que si las tienes a ellas, ¿para qué necesitas una organizadora de bodas?

Una amiga para que se encargue de comunicarse con el novio y su familia para ver si tienes que salir ya hacia la ceremonia o no. Otra que se encargue de que la gente espere dentro de la ceremonia tu llegada y que reparta el arroz al final. Otra que esté pendiente de pagar al autobús y al Dj si hacen falta horas extra. Y así con el resto de tareas para que tú estés disfrutando y tranquila.

 

Timing de la boda ¡qué tontería!

No necesitas una wedding planner si vas a estar todo el día pendiente del reloj.

Controlar el timing y estar pendiente de que todos los proveedores llegan y se van en la hora acordada te apasiona. Es una labor importante y que prefieres llevarla a cabo tú misma para que nada se retrase. Si los músicos de la ceremonia no están a su hora quieres ser tú quién los llame en vez de estar relajada preparándote en tu habitación. Así podrás estar pendiente de que el cóctel no dure más de la cuenta, de cuándo debe salir el postre, del discurso del padrino y cuándo es la hora de abrir el baile.

 

 

En definitiva, no necesitas una wedding planner si quieres encargarte absolutamente de todo en tu boda y crees que vas a poder con ello. Seguro que con todos estos consejos ahora lo ves mucho más claro que antes. Espero que te hayan sido de gran utilidad a la hora de tomar tu decisión.

Y recuerda, que si NO quieres estar estresada, agotada, preocupada por el presupuesto y pendiente de que todo esté en su sitio en el momento adecuado… lo mejor que puedes hacer es contar con un wedding planner que te ayude en tu boda y que se ocupe de todas esas tareas que ahora mismo te están provocando sudores fríos solo de pensarlo.

¿A qué esperas? Contacta con una wedding planner.


* He leído y acepto el Aviso legal y la Política de Privacidad y consiento el envío de newsletter al correo indicado.



En virtud de lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos de Carácter Personal, el cliente cuyos datos figuran en el presente Formulario, consiente de forma expresa a PEDRO TALENS MASIP el tratamiento de sus datos personales con objeto de realizar facturación y promoción de los servicios comercializados con los mismos, así como la autorización a la comunicación con aquellas entidades respecto de las cuales tuviera concertado contrato de PEDRO TALENS MASIP prestación y promoción de servicios. Los datos se incluirán en un fichero automatizado de PEDRO TALENS MASIP que dispone de las medidas de seguridad necesarias para su confidencialidad y usted podrá ejercitar conforme a la ley sus derechos de acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirigiendo un escrito a PEDRO TALENS MASIP, en Carrer Mestre Serrano, 1 p-4. 46894 Genovés, Valencia.


Pedro Talens Masip
contacto@pedrotalens.com

Pedro Talens - Fotógrafo de bodas

2 Comentarios
  • Lidia Luna
    Posted at 12:02h, 07 agosto Responder

    Brillante artículo Pedro. Enhorabuena.

    Has sabido darle la vuelta de una forma ingeniosa y divertida a la gran pregunta: «¿por qué contratar a una wedding planner?».

    De una forma muy directa y cercana cuentas grandes verdades. Gracias por sumar tanto en este sector y poner en valor también el trabajo de otros compañeros. ¡Bravo!

    • Pedro Talens
      Posted at 18:04h, 07 agosto Responder

      Muchas gracias por tus palabras Lidia. Me encanta que te pases por mi blog cada vez que publico un nuevo artículo.

Publicar un comentario